Abril de Resurrección

Resurrección y abril forman una dupla casi inseparable en nuestro imaginario social cristiano. Representan la vida en toda su pujanza, aunque reconociendo que no todas las flores de primaverales llegan a permutar en frutos estivales y no todos los propósitos de la Pascua ...

Abril de Resurrección

Resurrección y abril forman una dupla casi inseparable en nuestro imaginario socialcristiano. Representan la vida en toda su pujanza, aunque reconociendo que no todas las flores de primaverales llegan a permutar en frutos estivales y no todos los propósitos de la Pascua aguantan los coletazos de las heladas y tormentas de un mundo secularizado y atrincherado en su bienestar. 

Dos mensajes cuaresmales hemos recibido este año: el oficial para toda la cristiandad y el especial para el entorno mediterráneo. Aquel nos ayuda volver la mirada, en un cara a cara de oración, al amor de Dios que se entrega en la Pascua de tal manera que nos deja fascinados por su entrega y dispuestos a contrarrestar “la presencia del mal en nuestra vida, en el mundo y en la Iglesia”. Respondiendo de modo libre y generoso, siempre sentiremos en nosotros el dinamismo espiritual de la Resurrección que nos empuja abrir corazón, brazos y labios con un sentimiento: Paz.

El mensaje de Bari tiene aires más contemporáneos, aunque también aquel nos invitaba a mirar las “llagas actuales” del Cuerpo de Cristo. En Bari, puerto italiano hacia el Oriente,  cobran protagonismo dramático los migrantes y otros temas de guerras y abusos que han dejado un panorama de “tierra quemada” que el Papa sueña en convertir en un “un jardín florecido”. Más fuerte no puede sonar su no a los muros y vallas. El mediterráneo fue siempre un encuentro de civilizaciones y culturas; hoy las naciones sueñan en cerrar puertos y fronteras. La Pascua nos llama a  convertir la “mediterraneidad” en puerto de acogida y resurrección de quienes no tienen vida en sus sepulcros africanos.

El mediterráneo no puede ser sepulcro anónimo ni fosa común. Mis recuerdos me llevan a la ceremonia de un capuchino fallecido en 1886 en el océano Índico camino de las misiones del Extremo Oriente. Los cañonazos del barco y honores militares que acompañaron a su “entierro”  contrastan con la indiferencia, el rechazo y hasta suspiro de alivio cuando nos telecomunican naufragios  o restricciones de cuotas de emigrantes. 

El Jesús que salió del sepulcro y atravesó muros y puertas, cerradas por el miedo, tiene que “infundir esperanza en quien la ha perdido y animar, a quien está encerrado en sí mismo, a no temer al hermano. El San Antonio que naufragó en el Mediterráneo nos ayude a llegar a buen puerto. La acogida dará paso a una convivencia pacífica interreligiosa e interracial. Solo el encuentro fraterno producirá  un florecer social que no se agoste.

Valentín Martín

 

Otros contenidos

Cuaresma y Vida

Cuaresma y Vida

De nuevo llega la Cuaresma y de nuevo escuchamos la llamada a la conversión. A pesar de que la santidad es posible y debiera ser real, lo real es nuestra condición persistente de pecadores y la necesidad de seguir repicando esa llamada constante a la conversión.

Más info
La Palabra de  Dios

La Palabra de Dios

Fue el Papa Pío XII quien el 16 de enero de 1946, firmó un documento por el cual honraba a San Antonio de Padua con el título de “Doctor Evangélico” de la Iglesia. Con este gesto el Papa quiso resaltar uno de los rasgos más sobresalientes de nuestro Santo ...

Más info
Un revoltijo de sucesos

Un revoltijo de sucesos

Que todo un Dios acuda de la mano de sus padres a cumplir con la ley mosaica de presentarlo en el templo, es de nota. Se hace cuesta arriba llegar a entender ese gesto que denota entrega total a la voluntad del Padre, cuando hoy día a los niños no se les familiariza con la parroquia de su barrio o de su pueblo y si con la tablet y el móvil.

Más info
Señor, haz de mi un instrumento de tu Paz

Señor, haz de mi un instrumento de tu Paz

Hemos abusado de Cruzadas y Guerras santas. El profeta Isaías y san Francisco nos han enseñado a hacer de las espadas arados y de las lanzas podaderas en pro de una producción suficiente de alimentos. La única guerra santa es la guerra contra el hambre y la injusticia.

Más info

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Aceptar