Encuentro con la mujer de negro

Antonio abría la puerta de la iglesia para irse al convento. Llovía. Una mujer vestida de negro, bajo un paraguas negro, subía la escalera del templo. Al Santo le parecía conocida aquella cara y la esperó en el rellano.

Encuentro con la mujer de negro

La mujer se adelantó a Antonio. Tomó las manos entre las suyas y le dijo: “¡Dios mío! ¿No sabe? ¿Se me han matado en un accidente mi marido y mis dos hijos!”. Antonio miró aquella cara llena de miedo. Por ella corrían dos lágrimas como huyendo de aquellos dos ojos de mujer. El Santo apretó aquellas dos manos frías de lluvia y soledad. Sólo acertó a decirle: “¡Pasa al templo! ¡Pídele a Cristo su mano! ¡Él también supo lo que es llorar!”.
 
Camino del convento, Antonio no podía borrar de su retina aquellas dos lágrimas de mujer. Intentó mirar la lágrima dentro de la misma lágrima queriendo saber lo que era hasta que ella misma hablara, tal vez intentando borrar la noticia que le empezaba a doler. 
 
¡Lágrima! Decía: ¡El sentimiento roto que huye por los ojos hasta creerse llanto!
¡Lágrima! La moneda que pagan los ojos para mostrar el dolor que se lleva dentro. 
¡Lágrima! Es la palabra triste que solamente los ojos pueden escribir en relieve sobre la cara del hombre.
¡Lágrima! El lazarillo que lleva al dolor caminando hasta salir de los ojos.
¡Lágrima! El portero que avisa que dentro del hombre vive un dolor.
¡Lágrima! El rocío que la noche de una pena va dejando caer hasta los ojos para verla.
 
Si el nenúfar es la risa sobre la cara del agua…, la lágrima es el nenúfar triste sobre la cara del hombre. Lágrima y hombre nacieron juntos sin saber por qué. Más tarde la vida enseñará al hombre el porqué de la lágrima.
 
Así iba pensando Antonio para unir la pena de la mujer a su llanto. Y cuando ya estaba lejos repitió la frase:  -¡Mujer! ¡Pídele a Cristo su mano! ¡Él también supo lo que es llorar!"

Fr. José Martínez de la Torre, OFMCap

Otros contenidos

Abril de Resurrección

Abril de Resurrección

Resurrección y abril forman una dupla casi inseparable en nuestro imaginario social cristiano. Representan la vida en toda su pujanza, aunque reconociendo que no todas las flores de primaverales llegan a permutar en frutos estivales y no todos los propósitos de la Pascua ...

Más info
1º Concurso de Relatos. Los milagros de san Antonio

1º Concurso de Relatos. Los milagros de san Antonio

Te proponemos realizar un relato ficticio y creativo en el que puedas compaginar tu amor por el Santo de Padua con la pasión por escribir.

Más info
Las vacaciones del escondite

Las vacaciones del escondite

El “escondite” (esconderite, decíamos de niños) es un juego infantil que parece estar por encima de móviles y tablets. Me alegra verlo practicar por los niños de nuestro tiempo, aunque cada vez sucumben más al encanto de los videojuegos. Pero en sí mismo el juego puede ser una parábola de nuestras vacaciones.

Más info
El actor revelación

El actor revelación

Menos mal... Andaba yo preocupado; pero que muy preocupado, porque me estaba viendo devorado por la tecnología; por ese mundo embrujado del Google, del Facebook, del Yahoo, del Youtube... y de toda la volcánica sinfonía de lo Digital y de Internet. Me sentía perdido y, qué pena, me rendía.

Más info

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Aceptar