Un revoltijo de sucesos

Que todo un Dios acuda de la mano de sus padres a cumplir con la ley mosaica de presentarlo en el templo, es de nota. Se hace cuesta arriba llegar a entender ese gesto que denota entrega total a la voluntad del Padre, cuando hoy día a los niños no se les familiariza con la parroquia de su barrio o de su pueblo y si con la tablet y el móvil.

Un revoltijo de sucesos

La presentación del Niño en el templo y la Festividad de la Virgen de Lourdes podrían dar para millones de artículos y comentarios durante este mes de febrero. Sin embargo proseguirán los medios de comunicación aturdiéndonos con el morbo que despierta un caudaloso e imparable revoltijo de sucesos.

Que todo un Dios acuda de la mano de sus padres a cumplir con la ley mosaica de presentarlo en el templo, es de nota. Se hace cuesta arriba llegar a entender ese gesto que denota entrega total a la voluntad del Padre, cuando hoy día a los niños no se les familiariza con la parroquia de su barrio o de su pueblo y si con la tablet y el móvil.

Leí estas pasadas Navidades en El País, que España es el tercer país con un mayor abandono del cristianismo de Europa. Leyendo esa información recordé al apóstol Santiago del que la tradición sitúa evangelizando en España y a los miles de misioneros que esparcidos por el mundo entero predicaron el Evangelio, y se me vino a la cabeza una frase que oí hace ya muchos años: “España, es un país de misión”. Y ahora creo que sí sería más que conveniente que religiosos y laicos, creyentes todos, dieran testimonio de aquel que dijo: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”, porque redundaría en beneficio de toda la sociedad.

Dice una poeta leonesa, afincada en Estados Unidos y cuyo nombre es Margarita Merino que el mundo necesita amor, refiriéndose no solo a los seres humanos sino también al respeto a los animales y al medio natural. Y tiene mucha razón en apelar a ese sentimiento noble, con independencia de que se tenga o no fe en el cristianismo, o en cualquiera otra religión que conduzca a rezar y a reconocer al Señor que creó el mundo de regalo.

Recientemente les pregunté a unos niños que pensaban de los políticos, y sin titubear me respondieron: “Unos señores que discuten y se pelean todo el tiempo porque todos quieren mandar”. Por las Navidades no me atreví a preguntarles. Vi las calles de Santander la tarde de Nochebuena. ¡Que pena! Cientos de jóvenes borrachos orinando en la calle a plena luz del día y llenando de basura las calles.

Es por tanto urgente sacar todos los días un rato para reflexionar sobre el mundo que queremos legar a los nuestros. Y pedir para que el decoro vuelva a nuestras calles y el botellón sea un hecho aislado y no una epidemia que se extiende cual tsunami debido a la falta de valores, al aislamiento y a la falta de buenos ejemplos en los hogares. Ojalá acallemos los sucesos con que Nos machacan los medios, abriendo nuestros oídos a los que están solos y el corazón a los que sufren que son muchísimos.

Donata Bustamante
Colaboradora de la revista El Santo

Otros contenidos

San Antonio

San Antonio

Un año más volvemos a celebrar la fiesta de San Antonio, el santo más popular, el “Santo de todo el mundo”, en palabras del papa León XIII. Numerosos artistas han popularizado su imagen en tallas, pinturas o estampas…

Más info
San Antonio visita el hospital

San Antonio visita el hospital

Aquella mañana, Antonio se sentía como un extraño en la calle. Hacía frío. La lluvia que caía iba haciendo barro entre sus manos. Antonio se caló el capucho.

Más info
Rezar a San Antonio

Rezar a San Antonio

El filósofo-místico judío J. A. Heschel escribió “rezar es la gran recompensa de ser hombres”. En el rezar se escucha el misterio del hombre: Del que necesita, del que se siente solo rodeado de todo, del que le inquieta el más allá desde un más acá sin más luz que la lamparita de la fe.

Más info
Antonio, superior y predicador

Antonio, superior y predicador

Fray Antonio. Antonio aceptó el encargo y, cuando la iglesia rebosaba de gente, subió al púlpito y comenzó a glosar las siguientes palabras del evangelio: “Donde está tu tesoro, allí también está tu corazón”

Más info

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Aceptar