San Antonio y su amor al crucificado

Cuentan los biógrafos de la vida de San Francisco de Asís, que un día la gente vio que este gran santo iba por la calle llorando amargamente. Se quedaron preocupados pensando que tendría algún problema o enfermedad, y se acercaron a él para preguntarle: ...

San Antonio y su amor al crucificado

¿Por qué lloras, Francisco, qué te pasa? Y el santo respondió sollozando: Lloro la pasión de mi Señor Jesucristo, y no me avergonzaría de ir por todo el mundo llorándola”.   

Rasgo esencial de la espiritualidad franciscana es el amor a Cristo Crucificado. Sus discípulos y seguidores, entre los cuales está San Antonio de Padua, aprendieron del pobre Francisco de Asís a contemplar día y noche la pasión dolorosa del Señor. Esto le empujaba a San Antonio a identificarse con Cristo y a participar de sus sufrimientos mediante una vida de austeridad y penitencia. En el fondo de su corazón sentía una sed abrasadora de amar a Cristo hasta dar la vida por Él.

Repasando sus sermones, descubrimos frases que nos hablan de su amor al Crucificado. Por ejemplo: “El cristiano debe apoyarse en la Cruz de Cristo como el viandante en el bastón. Debe llevar bien grabada en la mente y el corazón la Pasión del Señor, pues solo de esta fuente manan palabras de vida, de paz, de gracia y de verdad. ¡Contemplemos a Jesús Crucificado!” (Sermones, 1)

Luis Longás
Colaborador de la revista El Santo

Otros contenidos

¿Cómo oraba Jesús los salmos?

¿Cómo oraba Jesús los salmos?

El temblor sagrado de los Salmos. Los Salmos son área de oración, son escuela de oración, Como “escuela” tienen su teología y su pedagogía: Orar con los Salmos: de maneras diversas, con posturas diversas, con músicas diversas…

Más info
¿Estás enamorado de Cristo?

¿Estás enamorado de Cristo?

La vocación cristiana, como todo enamoramiento, lleva consigo un trato interpersonal: “¿Dónde vives?”, le preguntan enseguida los discípulos. “Venid y veréis”, les contesta Jesús. Y dice el evangelista que estaban tan a gusto “que se quedaron con Jesús aquel día”.

Más info
Diálogo de Cuaresma

Diálogo de Cuaresma

La vida, como problema, está planteada en forma de diálogo. Diálogo no es el discurrir plácido en divagaciones intrascendentales, ni el charlar gitano en la plaza o en el parque.

Más info

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Aceptar